27
Marzo
2016

Historia Hipica IX

DERBY DEL 1991

EL DERBY NACIONAL 1991: MUSICALE, CUANDO SE JUNTARON LA CLASE Y EL PULMÓN.

Musicale con Christian Aragón, luego de su dramática victoria sobre Lúcuma, en los 2400 metros del Derby Nacional de 1991. El hijo de Mr Dud’s e Isolde, defendió los colores del Santa María, bajo la preparación de Juan Arriagada.

Fue un tremendo final. Los últimos 200 metros fueron de infarto. Y que tal garra la de Musicale, que pareció perdido a 200 cuando llegó Papi Eñe a dominarlo, pareció también perdido cuando pareció Lúcuma con su letal atropellada.


 

Entonces se pudo ver un Derby espectacular y una definición que nos trasladó al 59 y 60, cuando Pamplona y Pérfida pero también con una diferencia.

En aquellas ocasiones, las del Quaker State llegaron con Antón a superar a sus rivales que iban en la punta del lote. En este Derby, hubo reacción de por medio y dos veces, lo que le daba a este final, un lugar de suma importancia en las llegadas más dramáticas que recordemos en la historia de la cinta azul.

Musicale, por dentro demandado con energía por Christian Aragón, reacciona en los finales para conseguir una merecida victoria en el Derby Nacional de 1991, derrotando por mínima separación a Lúcuma que caía con todos los honores.

EL GRAN MÉRITO DE MUSICALE

Hubo un momento, a 1300 de la meta, discutido por muchos hípicos que saben y que pudieron apreciar esta carrera. Fue cuando Musicale fue apurado por Christian Aragón y comenzó su avance que lo llevó al segundo lugar antes de los últimos 800 metros. Para muchos se pudo apurar. Pero para otros no. Musicale tenía que imponer el paso de su galopón en un lote en el cual corrían cómodos a la espera de las distancias decisivas.

Y Musicale luego quedó segundo, descansó un buen trecho, ya que Aragón no tomó en cuenta a Vengativa y esperó más bien a los que podían llegar de atrás.

Lo que sucedió en los últimos 300, fue que Papi Eñe apareció con enorme fuerza, recuperándose de un contratiempo que lo dejó mal parado en los 900, y con la garra que lo caracterizó a este castaño norteamericano.

Entonces Musicale se vio desbordado pero no vencido, porque el también estaba con energías para no aflojar, y en un final de 39” clavados para los últimos 600, que no es malo, pudo terminar quebrado.

Musicale, al apurar la carrera en la subida, le impuso velocidad a un desarrollo ligero, pero sostenido, donde ninguno se venía haciendo daño. Fue por ello que Vengativo duró tanto, porque nadie lo apremió más de la cuenta, cuando los primeros 1400 fueron en 1’27”3/5 y los 1800 iníciales, 1’54”.

Estos parciales probaban además, que desde el palo de los últimos 1000 al de los últimos 600, hubo un parcial de 26”3/5 que indica que se mantuvo al paso, pero que no se aligeró ni se pecó de exigencia.

En consecuencia, Musicale hizo lo que tenía que hacer para ganar, y para convencer, es decir, ganar “pisando el acelerador” en la subida para quedar fuera de cualquier contingencia de desarrollo en la cual su falta de salida le hubiera podido resultar fatal.

Y exhibiendo, además, la garra de los campeones y el “saber” ganar que al final lo adorna. Por ello pensamos que dentro de un final de nariz, donde las diferencias fueron tan pequeñas que no permiten hacer distingos. Musicale tuvo el enorme mérito que presionó arriba y que luchó de lo lindo para salir triunfante. Y por ello, la justicia de su triunfo.

Video de la carrera:

 

LÚCUMA CON TODO EL HONOR Y PAPI EÑE CON MÉRITO

Fue buenísima la gestión de Lúcuma, corrida con regla de cálculo por Melanio Rojas y letal atropelladora que pareció que “mataba” a 100 de la meta. Pero Musicale no aflojó y allí estuvo esa nariz que cambió la historia, dándole gran lauro al haras La Paloma.

Papi Eñe, cuando se corrió el Ortiz de Zevallos, terminó luchando, pero superado por tres potrillos, pareció que su capítulo al frente de la generación había terminado, como Palao en el 75 o Sabino 5 años después .Y le estaba dando la razón a muchos, quienes con justa razón, pensaban que un caballo con físico y echaduras de velocista, no podía llegar a la distancia.

Por: Renzo Rafael Risco

Fotos y video: Hipica Channel

Categories: Historia Hipica