UNA MIRADA AL FUTURO DE LA HÍPICA

 

 

Pueblo Libre, sábado 7 de mayo de 2016.

Tarde sabatina de carreras y además de la carrera de las rosas donde la mayoría esperaba ver la actuación del hijo de la yegua peruana Morena (Creator), yo me aprestaba a rendir mis tan “esperados” exámenes parciales. Comencé con un riguroso examen de Logística y luego tenía un hueco de un par de horas. Eran las 4 de la tarde y me aproximé a un telepódromo que está a unas cuadras de mi facultad. Como pueden ver en las imágenes, me encontré con un panorama no muy alentador.

El 98% de los asistentes al telepódromo a un cálculo muy simple pasaba los 60 años con mucha facilidad. Rápidamente se me vino a la cabeza que era lo que pasaría dentro de unos 15 o 20 años.

La interrogante radica en la nueva generación de hípicos y fanáticos. Me parece bastante incierto si la nueva generación (en la que me incluyo) pueda sostener la hípica para que siga activa y no decaiga o vaya directamente en caída libre. Es sabido que la hípica se mantiene gracias a las apuestas y a la gente empeñosa que forma los Studs que invierte en compras casi sin esperar nada a cambio en cuanto a premios (ese será otro tema a tratar en el futuro).  ¿Qué podemos hacer para difundir la hípica? ¿La responsabilidad radica en al área administrativa o presidencial? ¿O quizás la prensa, revistas informativas o páginas web son las que deben actuar como medio difusor?

Desde el ámbito político y administrativo siempre se espera la difusión con un enfoque publicista, partiendo por el poder monetario con el que cuentan. Siendo una asociación ya constituida debe funcionar activamente un área de Marketing. Teniendo tanto poder económico se debería dar enfoque al Marketing, que es el área que se encarga de captar nuevos aficionados. La mayoría de trabajo de dicha área radica en los artes de los pozos (que siempre son premios proyectados). Se debe intentar dar una difusión por señal abierta, como en antaño se hacía de la mano con América Tv, CMD (que antaño pasaba una nota de los clásicos) y también intentarlo por medios radiales. En la curva de la Avenida Javier Prado existen paneles publicitarios (espero que no sean propiedad del JCP) que pueden ser utilizados para promocionar el clásico de la semana, fotos de la actividad hípica, etc.

Las pocas veces que hay una difusión consciente y coherente son en 2 jornadas muy específicas: Derby Nacional y Festival Hípico. Obviando el tema del Latino que se realiza cada 5 años aproximadamente en Monterrico. Dentro de estas dos jornadas épicas en nuestro coloso siempre existe un lleno total y abarrotado. Existen caras ya conocidas y muchas caras nuevas, concurre mucha gente joven, pero lo decepcionante (y lo digo porque lo he vivido y notado) es que mucha gente va por primera vez al hipódromo, pero no sabe realizar ningún tipo de apuesta (salvo la apuesta en ganador o place). No hay ningún tipo de crítica ya que no se puede hacer publicidad todo el año, pero se podrían realizar notas especiales de capacitación de cómo realizar jugadas o repartir folletos para esos nuevos apostadores, que generalmente llegan alrededor de la sexta carrera, para retirarse después de la carrera central y que no vuelven hasta el próximo año o nunca más.

Respecto al tema de las instalaciones, el ya conocido tema de la tribuna de primera, donde hay abundantes butacas rotas, deterioradas, baños en pésimo estado. Muy distinto a lo que se ve en tribuna de socios, donde sólo los “privilegiados” tienen acceso, porque al fin y al cabo el Jockey Club del Perú es un Club, donde si eres socio eres Rey y si eres visitante eres el plebeyo que debe sentarse en butacas rotas.

La difusión vía internet o prensa escrita actualmente se encuentra por buen camino. Se realizan notas a diario. Con el bajo presupuesto con el que cuenta la mayoría realmente es admirable. Ésta difusión sería incluso mejor si hubiera una inyección económica adicional para estos medios. Obviamente no todos le dedican el mismo tiempo e inversión monetaria por parte de sus directores. Éste reparto se podría realizar de manera jerárquica, como se realiza en el fútbol con los derechos televisivos. Para la publicidad no se mueve tanto dinero como para crear desconfianza o suspicacias, además que ya de por si existen las facturas como sustento de compra-venta.

Finalmente, llegará el momento en que se tengan que tomar acciones para la correcta captación de nuevos aficionados y con una participación activa y constante. El hipódromo es bello, el mejor de Sudamérica con el perdón de San Isidro. Las carreras son apasionantes, no solo para la tercera edad, la adrenalina se vive a todas horas, en cada minuto. Pero dicha captación no será suficiente si el nuevo aficionado no recibe una correcta inducción al deporte, a las apuestas, la manera de interpretar cada palabra, verbo, adjetivo  y cada línea de las revistas especializadas, páginas web de difusión y del propio JCP.

Hagamos hípica para todo el pueblo, para todas las edades. Si no hay difusión la huelga continúa.  

Por: Manuel Chavez.

ImprimirCorreo electrónico

Suscribete a nuestro newsletter